Las y los más pequeños de la casa pueden resentir mucho las medidas de distanciamiento físico. Sin acudir a la guardería y sin visitas de familiares y amigos, es fácil que la monotonía les aburra, por lo que procurar hacer actividades lúdicas y divertidas, influye directamente en su salud y la nuestra. Este es un tiempo para profundizar nuestro vínculos afectivos y dedicar más espacio del día a jugar con ellos. La estimulación temprana y el juego nos permiten desarrollar al máximo las capacidades psíquicas, motrices, emocionales y sociales, y además, les ayuda a que sean más resilientes y tengan más recursos para afrontar las dificultades. Sin duda, la forma en la que estructuremos nuestras actividades puede hacer la diferencia durante este periodo de cuarentena. En este espacio te ofrecemos diferentes recursos que no sólo van dirigidos a los más curiosos de la casa, sino que nos ofrecen a las personas adultas la oportunidad de relacionarnos en familia desde su lenguaje natural, el juego.

¡Juguemos a las econdidas!

Este es un divertido juego tradicional, perfecto para hacer en casa. Y lo mejor de todo es que no necesitas ningún material, ¡sólo mucha imaginación! Muchas personas conocemos las instrucciones típicas, una persona cuenta y deberá encontrar a las demás. Pero hay algunas variantes divertidas para cambiar un poco el juego, aquí les dejamos un ejemplo:

 

¡A bailar!

El baile es la mejor forma de gastar energía y qué mejor que hacerlo en compañía de tus hijas e hijos. Por eso, te recomendamos buscar una coreografía muy divertida en internet, ponerte frente a tu celular en familia y aprender los mejores pasos de baile. Aquí te dejamos un canal de “cantajuegos” para toda a familia: 

CantaJuego VEVO

¡Es tiempo de usar la imaginación!

Hacer manualidades es una gran opción. Una opción es hacer animales con material reciclado. Esta es una magnífica idea para entretener a las niñas y niños, que les ayudará a desarrollar su creatividad utilizando un poco de todo. 

Así que ponte en marcha y reúne material para darle forma cada idea.

¡Escondidas congeladas!

Una persona es líder y se sitúa en una pared y todos los demás en el extremo opuesto. ¡El objetivo del grupo es llegar hasta la pared en la que está el líder! Los participantes sólo pueden avanzar mientras el líder está contando volteado a su pared para que no los vea avanzar.

1. La persona líder se sitúa de cara a la pared y deberá cantar “¡Un, dos tres, sin mover las manos ni los pies!”.

2. Todos los del grupo pueden avanzar sólo mientras la persona líder está contando.

3. Después de contar, el líder se puede girar y observar a todos congelados, si ve a alguien moverse aunque sea un poquito, ¡esa persona debe regresar a su posición inicial y volver a comenzar!

4. El proceso se repite desde la posición en la que se quedaron hasta que alguien llegue a tocar la pared del líder, con lo que se convierte en líder y continúa el juego.

Descubre más actividades y consejos con la siguiente guía:​